Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información
 
Vitalzheimer
 
 




 

 
|
 

 

Nuestro Centro

 

Hemos creado este Centro para la implantación de la GUÍA DE ACTUACIÓN TERAPÉUTICA consistente en la aplicación en grupo de una jornada completa de terapias (presentadas de la manera más lúdica posible), estructurada en función de la evolución diaria del estado cognitivo y anímico de estos pacientes.

Heredera de las enseñanzas y experiencia del profesor de Neurología de la Universidad de Navarra Dr. José Manuel Martínez Lage, consultor a su vez de la Unidad de Trastornos de la memoria de la Clínica Universitaria de Navarra, esta guía está compuesta de terapias dirigidas a enlentecer el proceso de deterioro cognitivo que conllevan las enfermedades neurológicas adquiridas como: Enfermedades metabólicas, procesos intercraneales, intoxicación por drogas y metales, vasculares, multinfárticas, ictus, Wernicke Korsakov, protrasmautica, etc... o degenerativas como el Alzheimer PICK Huntington, Parkinson, Creutzfeldt-Jakob (así como pacientes con secuelas de traumatismos craneales, trastornos circulatorios o tumores cerebrales, que responden al mismo tipo de rehabilitación), para mantener por el mayor tiempo posible las funciones cognitivas superiores de estos pacientes, y de este modo prevenir las Afasias, Ataxias y Agnosias.

Se mantiene así la independencia y la autonomía personal durante mucho más tiempo, facilitando la permanencia de nuestros enfermos en su entorno habitual, al favorecer el mantenimiento, por el mayor tiempo de sus capacidades y actividades aún no perdidas. Ya que como dice el dicho:... “como en casa de uno en ninguna parte”.

Se alarga por tanto su calidad de vida y por supuesto la de su familia, al proporcionar a ésta descanso, tiempo libre, comunicación y asesoramiento continuos, y desarrollo de las habilidades necesarias para que el cuidado de estos enfermos no acabe teniendo un alto coste físico y emocional, tanto con el contacto directo como con la terápia de grupo e individual.

Obviamente (a demás de la aportación por sus familiares del diagnóstico de su neurólogo, geriatra o psiquiatra, a demás del general de su médico de cabecera), a tal efecto se hace una amplia valoración, al inicio, de su estado cognitivo y global (neuropsicológico y biopsicosocial), confeccionando su Historia Clínica a través de su anamnesis y evaluándoles con cuatro escalas de deterioro cognitivo y estado anímico.

Esta misma evaluación se efectúa cada 6 meses para ver su evolución y readaptar las terapias. En la 2ª valoración se ha encontrado que los enfermos mejoran anímica motórica y cognitivamente. Esto es normal si pensamos que han pasado de no hacer nada, en su mayoría, a hacer actividades específicas precisamente para mejorar estas variables y, que además son actividades que se intentan amenas y compartidas. Esta mejoría se mantiene por bastantes meses, si no ocurre ningún suceso en su vida personal familiar o en su salud que haga una quiebra en esta línea de mejoría, aunque suelen recuperarse mucho más rápido que si no hacen ningún tipo de actividad de estimulación.


Es necesario hacer una terapia continua individual a lo largo de todas las actividades, o lo que es lo mismo, tratar de manera terapéutica a cada paciente: continuamente es necesario “atajar” los bajones anímicos, las subidas de ansiedad o la desmotivación con incisos de reflexiones y racionalizaciones.

Así mismo, si se diera el caso de tener pacientes que fueran pareja, intercalar, a la vez que se hacen las actividades, racionalizaciones de “Terapia de Pareja”.

También es necesario que esté presente a lo largo de todas las actividades de toda la jornada una estimulación continua y continuada de las habilidades de la vida diaria: dejarles siempre hacer todo por sí mismos y animarles a hacerlo incluso cuando les resulte difícil y necesiten supervisión, es decir, que todo el día esté impregnado de “terapia ocupacional” para que mantengan la capacidad de valerse por sí mismos, y ganen en agilidad y coordinación viso-manual y corporal, y como conclusión en autonomía personal. Esto es una fuente increíble de autoestima y una ayuda impagable a la motivación.

Es importantísimo también hacerles reír siempre que sea posible y las más veces posibles al día, ya que la risa estimula las endorfinas (los opiáceos que genera el propio cuerpo) ayudando a mejorar el tono anímico y hace que se ejerciten un montón de músculos ayudando a mejorar el tono muscular.

La esencia es hacer las  actividades de estimulación en grupo pero con atención terapéutica individualizada: Cada enfermo neurológico es diferente, pero esto no es exáctamente así. Lo que es diferente es cada persona, así como su carácter y su personalidad (que dentro de la sintomatología de la enfermedad se acrecientan sus rasgos hasta casi caricaturizarse), sus relaciónes y su historia de vida. Si no vivimos aislados los que no estamos enfermos ¿Porqué vamos a aislarles a ellos con la cantidad de contacto humano que necesitan?.

Cuando se hace “orientación a la realidad” siempre se gastan bromas sobre las fiestas que acabamos de pasar y las más próximas que quedan por llegar. Siempre hay que mantener (unos días mas a unos que a otros) un tono de buen humor y las ilusiones de lo que queda por vivir, e insistir todos los días en la idea del hecho de que cualquiera (jóvenes y mayores) no sabemos si nos va a tocar morir mañana y hay que aprovechar, disfrutar e ilusionarse con cada minuto del día e ilusionarse con el devenir inmediato porque (y esto se les repite de continuo) minuto de nuestra vida que queda sin aprovechar y disfrutar, incluso dentro de una situación complicada o poco halagüeña (ya que es lo que nos toca y eso no lo podemos cambiar), minuto que queda perdido y nadie disfruta por nosotros.

Dentro de la Terapia Estimulación Cognitiva hay un montón de actividades que (exponiendo las mas adecuadas para el momento), eligen por mayoría y todas tienen diferentes grados de dificultad adecuados a los grados de deterioro de la Escala de Deterioro Global GDS.
Se hacen en grupo porque para ellos es muy gratificante y adquiere mas sentido estar, compartir, solidarizarse, ayudarse y hacer amigos (en definitiva crear de alguna manera lazos afectivos), aunque haya que recordar todos los días el nombre de todos.

Cuando se hace Musicoterapia, entre otras muchas actividades, ellos mismos hacen música (hacen ritmos para canciones que ellos eligen con instrumentos de percusión que ellos mismos se fabrican), y aquí sí que es todavía menos relevante el grado de deterioro cognitivo ya que además de que hay una conservación especial de la memoria para la discriminación auditiva de tonos, ritmos y melodías, que los enfermos de neurológicos conservan por el enraizamiento que tienen con la afectividad en la memoria, se dan las circunstancias paradójicas de que enfermos con un grado importante de deterioro que ya no tienen comprensión ni expresión coherente, pueden ser capaces de continuar una canción que han empezado a oír, articulando su letra aunque sea de manera automática, y llevan el ritmo y cantan mejor que otros que están en un estado inicial de la enfermedad, por el hecho de tener de por sí mejor oído o simplemente gustarles la música, o haber sido entusiastas de ella tocando algún instrumento aunque fuera de manera informal. 


Si lo desea, puede ponerse en contacto con nosotros en los teléfonos 630 039 007 / 618 714 469 o rellenando nuestro formulario de contacto para solicitar cita previa o recibir información.

 

 
Nuestro centro - Servicios - Tarifas - Artículos - Dónde estamos - Contacto
© 2017 Vitalzheimer.com. Todos los derechos reservados.